Del Museo de la Disidencia y la 349

“El Museo de la Disidencia es una plataforma cultural que surge de manera espontánea con la idea de crear espacios de diálogo y de creación artística. Yo y mi expareja, la historiadora de arte Yanelys Núnez, pusimos todo nuestro empeño. A ella le costó la expulsión de la revista Revolución y Cultura. Ambos nos convertimos en objetivos de máximo interés para los oficiales de la Seguridad del Estado. Bueno, debido a la intensidad de la represión, Yanelys tuvo que optar por el exilio. En marzo de este año, determinó quedarse en Madrid, junto al escritor y artista visual Nonardo Perea, otro de los integrantes de nuestro movimiento”. Luis Manuel Otero Alcántara entrevistado por Jorge Olivera.

Jorge Olivera: El gobierno intenta criminalizar el trabajo de los artistas no institucionalizados mediante el Decreto 349. ¿Fracasó o se trata solo de una tregua para reintentarlo en el futuro?

Luis Manuel Otero Alcántara: Nosotros nos opusimos frontalmente y vamos a continuar haciéndolo. Fue una oportunidad para demostrar que la unión es posible a pesar de las terribles circunstancias. Fue una prueba de fuego para el movimiento. Hay que persistir, no desmayar, ante cada reto. Si bajamos la guardia, harán lo que se les antoje. La resistencia abierta o velada a las políticas de fuerza aumenta día por día. Son otros tiempos. Tiempos de cambio.

Para leer la entrevista completa, clic aquí:

https://www.canf.org/updates/blog/835-arte-libre-contra-viento-y-marea

 

Capablanca en La Otra Esquina

La Otra Esquina de las Palabras, la tertulia que coordina el poeta Joaquín Gálvez, invita a la presentación del libro Capablanca, leyenda y realidad (Editorial

Leer Más >>

Comentarios

Read Previous

Baltasar Martín en la tertulia de Waldo González

Read Next

Secuestrados en nombre de la revolución cubana