Ensayo de interpretación sobre ‘Diario de un gato en Facebook’ (I)

por Manuel Gayol Mecías

Lo mejor que pueda pasarle a la isla de Cuba algún día es que llueva congrí. Así lo ha pedido el Diario de un gato en Facebook (Neo Club Ediciones, 2018), de Armando Añel, un libro aparentemente atestado de ideas extravagantes pero que no es más que un conjunto de 69 ventanas de profunda filosofía política y existencial que incluso toca las raíces de nuestros orígenes humanos.

Del indio Hatuey al indio Añel está dado mucho de la historia de la Isla, como de Estados Unidos, mediante viñetas críticas publicadas en Facebook, como si las historias y reflexiones sobre ambos países hubieran sido programadas —al unísono de cada uno de los habitantes del mundo— por una Matrix (que no es solamente la matriz uterina del acto de creación, sino la posibilidad re-creacional, seriamente lúdica de un misterio aún no imaginado), que es mucho más de lo que podamos comprender hasta ahora.

Esta es la rica Historia; o más bien, la extraordinaria fábula, por tenebrosa y futurista, que Añel nos propone en un libro que hasta donde sé no tiene precedente. Volumen que toca no solo la vida como burla, un juego de variados e interminables asombros, una disparatada concepción social que viene de una existencia impuesta desde una perspectiva oscura, invisible en su esencia malévola, hasta lograr hacernos vestir de una conducta egotista, irracional, que evita nuestro encuentro íntimo con lo que realmente somos desde nuestros orígenes: un alma, sí, que cuando un programador de la Matrix nos re-crea, a veces, como mínimo, confunde nuestras potencialidades, pero que, en otras, se enraíza en nosotros como un mítico alien para desfigurarnos tanto por dentro como por fuera.

En mucho, Añel nos propone que nos demos cuenta de la compleja y engañosa realidad en que vivimos. Es el mayor de los aciertos de este libro.

Ante todo, Facebook es la plataforma en que podríamos encontrar un camino para palpar la dimensión donde vibra la fuerza oculta que nos comienza a trastornar la ruta de nuestra esencialidad como seres humano-espirituales (divinos mortales de los orígenes), para desde el vientre de la madre prepararnos a un destino irracional.

https://www.amazon.com/Diario-gato-en-Facebook-Spanish/dp/1729060463

 

Comentarios

Read Previous

Un encuentro con Amelia del Castillo

Read Next

Opiniones sobre Rafael Almanza