Nonardo Perea, el creador frente al decreto

El Decreto 349, publicado el pasado 10 de julio en la Gaceta Oficial de Cuba y actualmente en proceso de ajuste por el funcionariado cultural castrista, sirve a las fuerzas represivas en el poder para controlar las presentaciones de los artistas independientes y deja numerosos resquicios para colar la censura institucional. Incluso apunta hacia la literatura, llegando a prohibir la venta de libros de personas “naturales y jurídicas” que contengan “textos lesivos a los valores éticos y culturales”. A propósito de esta nueva vuelta de tuerca contra la cultura independiente en Cuba, entrevistamos al escritor y artista Nonardo Perea:

Cuéntanos sobre tus inicios en la creación Independiente. ¿Qué te impulso a crear y cuáles fueron tus primeras obras?

Siempre he sido independiente, no pasé por ninguna escuela de arte, mi trabajo artístico ha sido creado de manera empírica, porque a muy temprana edad abandoné mis estudios producto del rechazo que recibí en centros estudiantiles, por mi condición sexual. Comencé a escribir desde los 15 años, pero mucho antes ya dibujaba. Para mí refugiarme en el arte fue lo mejor que pudo haberme pasado, porque me ayudaba a abstraerme de todo lo negativo que ocurría a mi alrededor, es por eso que he sido capaz de manejar una gran cantidad de manifestaciones artísticas como la literatura, el performance, el dibujo, la fotografía, la actuación, la cerámica y el audiovisual. Mis primeras obras fueron literarias, luego alterné con la fotografía y el audiovisual, realizando mi trabajo siempre de manera independiente con escasos recursos.

¿Cómo definirías tu obra en general y cuál es su principal característica u objetivo?

Definiría mi obra como intimista, muy personal. Mi objetivo es quedar bien conmigo mismo, porque me satisface la creación. Por lo tanto, mas allá de que mi obra sea o no conocida, ya desde el primer momento en que la creo para mí es suficiente. Cumple el objetivo de hacerme sentir bien. De algún modo, en un futuro, cuando ya yo no esté, supongo servirá como testimonio de mi paso por la vida.

¿Conoces el decreto 349? ¿Cuál es tu opinión sobre él y que le dirías a sus defensores?

Soy un artista gay, feminista, que trabaja el homoerotismo, considero que el decreto 349 afectará no solo mi trabajo artístico sino que de igual modo me hará ver ante los ojos de otros como una persona marginada, un vil delincuente. Me hace sentirme atado de pies y manos por no poder llevar a cabo mis proyectos artísticos, y de algún modo hasta me obliga a repensar si vale la pena continuar viviendo en mi propia tierra. Considero que el 349 está edificado para de algún modo obligarnos a formar parte de la diáspora, porque cuando un artista no puede hacer su obra trata de hallar esa libertad en cualquier parte, trata de ejercer libremente su trabajo.

Comentarios

Read Previous

Odalys Interián y Rafael Vilches ganan concurso ‘Dulce María Loynaz 2018’

Read Next

La Otra Esquina de las Palabras reúne a editoriales de Miami