De Guantánamo a las universidades más prestigiosas de Estados Unidos

por Daisy Novoa Vásquez

Jorge Castillo Olivera es un reconocido periodista y escritor disidente del régimen castrista quien junto a Nancy Alfaya Hernández, su esposa, han trabajado por los derechos humanos del pueblo cubano.  (…) Jorge, quien trabajó para la televisión cubana por casi una década, en 1993, cansado y desilusionado con el gobierno, manifestó públicamente su descontento a través de Radio Martí, con sede en Miami, convirtiéndose así abiertamente en un disidente. Años después, en mayo de 2003, durante la llamada “Primavera Negra de Cuba” fue encarcelado formando parte del Grupo de los 75 y sentenciado a 18 años en prisión de los cuales pasó nueve meses en confinamiento solitario en Guantánamo.

Luego de esto, su destino y el de su familia no volverían a ser los mismos. Nancy, como esposa de un disidente, asegura haber sufrido vigilancia, acoso constante y tortura psicológica antes, durante y después de que su esposo fuera arrestado, pero no dejó que el miedo la venciera. En su lucha por ayudar a su esposo y a otros disidentes fue una de las fundadoras de Las Damas de Blanco.

Para leer el artículo completo, clic aquí

Comentarios

Read Previous

Lilliam Moro, entre el silencio y la furia

Read Next

Para enfrentar al Decreto 349